martes, 21 de abril de 2009

Paseando a Mendi

La verdad es que, con el miedo que he tenido yo a los perros... y el que todavía tengo, me parece increíble que yo tenga un perro a estas alturas.

El problema es precisamente que me siguen dando miedo los perros (no Mendi, pero sí los grandes) y si le paseo a este yo solo, me da pánico que se pueda encarar con un perro grande (a veces lo hace) y yo tenga que meterme en una revuelta con un perrazo cabreado...

1 comentario:

José Antonio Doñoro  dijo...

Díselo a Mendi y que sepa que si se mete en problemas tendrá que salir él solito.