jueves, 5 de marzo de 2009

Perros y gatos

Después de la que hemos liado anoche, alguno se extrañará de que no haga mención en el blog a la semifinal de Copa... o a la Final, incluso. Pues habrá que tener un poco de paciencia, porque eso llegará mañana. Hoy tengo otra cosa en la cabeza.

Después del palo del lunes, estamos planteándonos una macota. Básicamente, adoptar un gato de una protectora, o un perro que un amigo de un amigo no puede cuidar.

Y no sabemos por qué decidirnos.

Os presentamos a ambos:

Aquí está el gato:


Se llama Nanú, tiene 5 meses y es muy bueno. Es muy limpio, y sabe ya hacer sus cosas en la arena







Estos de la derecha son los perros: unos preciosos cachorros de cocker, recien nacidos: aun se les ve, en la imagen, amamantándose








Las ventajas y los inconvenientes:

Un perro es, a priori, más cariñoso, que al fin y al cabo lo necesitamos. Pero claro, la jefa hoy en día está de baja, y va a poder atender al perro como se merece, pero el día de mañana aspiramos a que pueda volver a trabajar, y entonces estaría muy complicado sacar al perro tres veces al día o incluso dos.

Por otro lado, un gato es más independiente, y puede quedarse en casa mientras nosotros no estramos, tranquilamente. Pero también saltan más, lo que no sé si es compatible con la maqueta, y tienen (según me comentan) la costumbre de marcar territorio, siquiera al principio... aparte de la capacidad del gato para arañar, más agudizada que la del perro.

Para viajar, también es más facil hacerlo con un perro que con un gato, que necesita, además del propio recinto para transportarlo, su caja de arena, según nos cuentan.

Agradeceríamos, pues, cualquier opinión al respecto (quedan para eso los comentarios), además de un voto en la encuesta que Bogdan nos ha preparado al efecto:

http://www.doodle.com/participation.html?pollId=pexwm8v9wmp9xmte

Gracias!

En todo caso, si a alguno, viendo las fotos de Nanú, o de alguno de los cocker, os parecería que podríais acoger alguno de ellos, por si acaso nosotros no nos animáramos, en cuyo caso seguirían necesitando un hogar, avisadme para que os pase el contacto.

_

2 comentarios:

derro dijo...

Querido compañero de curro, mi voto nulo en la encuesta se debe a que mi madre desde muy pequeño me ha enseñado la siguiente frase: "en tiempo de tribulación, no hacer mudanza", o algo parecido. Es decir, que los días posteriores a un disgusto son poco apropiados para decidir cosas que afectarán al resto de tu vida. Si en la encuesta hubiera una opción "esperar un tiempo", es la que escogería. Sabiduría popular.

Anónimo dijo...

Pués pasaba por aqui, encontré este blog y como soy un "metomentodo" y tengo alguna experiencia al respecto, voy a dar mi opinión. Supongo que antes poner en nuestras manos que adoptar, perro o gato; tenemos bién claro que queremos una mascota. Pués yo creo que no, porque no sabés ni cual quieres. Osea que si ponemos "periquito" te compras un pajaro. Una mascota no es una broma, necesita cuidados, atención y ojo, la tendrás unos cuantos años. supongo que también os habéis preguntado ¿Para que queremos una mascota? Otra vez creo que no, porque no son las mismas caracteríticas las de un perro y las de un gato, ni os va a exigir ni dar lo mismo. Y por lo que se ve os da igual una que otra.
Yo recomiendo replantear el tema, antes que arrepentirse más tarde...