sábado, 23 de agosto de 2008

Fecha valor

Ayer comí con un amigo, licenciado él en ciencias económicas, y le pedí que me explicara el tema de la fecha valor de los bancos.

Me parece tremendamente curioso (y, por qué no decirlo, tremendamente injusto) que si yo voy a las 13 horas a mi oficina y hago un ingreso, la operación se hace al momento... pero a efectos contables es para el día siguiente. O para 3 días más tarde, si pilla el fin de semana de por medio. Pero si voy a un cajero y saco dinero, o voy a una tienda y hago un pago con tarjeta, o toca la hipoteca en esos días presuntamente "inhábiles", curiosamente se convierten en hábiles, y la fecha valor es del mismo momento. Vamos, que cuando el movimiento es a mi favor se retrasa, pero cuando es en mi contra, es puntualísimo.

Esto, que a primera vista parece una simple forma de echarle jeta por parte de los bancos para disponer ellos unos días de un dinero mío (que solo el mío, no es mucho, pero si juntamos a la vez el de todos los clientes de bancos, es un pastizal a diario), es legal, por lo que imagino que tendrá alguna razón de ser. Y precisamente por esa razón le preguntaba a mi amigo.

Según parece, el motivo es que tradicionalmente las cuentas se cerraban a una hora concreta, de manera que pasada esa hora, todo lo que se hiciera se computaba el día siguiente. Que hoy en día eso ya es innecesario, por estar todo basado en tecnología, poder hacer transacciones electrónicamente, y demás, pero que se mantiene porque les es beneficioso. Que de todas formas, algo le habían explicado, pero no se acordaba demasiado.

Si pasara por aquí alguien que pueda ampliar las datos, y lo hace en los comentarios, será de agradecer.

1 comentario:

iratxo dijo...

Los bancos juegan mucho con la liquidez. Un ejemplo clásico son las nóminas. El pagador hace un ingreso a un empleado el día 29, el empleado puede recibir esa nómina el día 31, 1 o 2. Y encima puede estar con fecha valor el día 3.

La gracia de toda esa liquidez disponible para el banco y no para el cliente es clara, pero es lo que hay.

Con respecto a la legalidad, ni idea, pero hacerse se hace y probablemente sea lo que se puede hacer.

A mí personalmente me ha causado algún que otro problema, puesto que hay ciertos recibos que llegan en días concretos, y aun teniendo el dinero en cuenta, puesto que la fecha valor constaba como un día después, pues nada, recibo devuelto.